Historia de la Orientación submarina en Galicia

            A partir de 1990 la Sección de Actividades Subacuáticas (SAS) del Grupo de Arqueología Alfredo García Alén pasó a formar parte de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas (FEGAS). Nos lo exigió la creación de la Escuela de Buceo (Escola de Mergullo) en Vigo, en la que se daban cursos de buceo (buceador 1*, buceador 2* y buceador 3*) y al mismo tiempo se comenzó a formar instructores para aumentar el número de docentes que se ocupasen de las clases teóricas y prácticas de los citados cursos.

            Todos los viernes nos reuníamos en el bar Quimera (en las Traviesas) propiedad de Antonio Pazo, un alumno de los cursos de buceo. En su trastienda se ponían unas mesas de playa y alrededor de ellas comentábamos lo que se iba a hacer el sábado, a donde iríamos con los buceadores y toda la faena que había que hacer. Uno de esos viernes, José Rodríguez Oveja, un miembro de Montañeros Celtas e instructor en prácticas de la Escuela de Buceo, nos comunicó que se había hecho cargo del Departamento de Orientación submarina de la FEGAS y pide que asistamos a un cursillo de jueces árbitros de Orientación que se iba a impartir en La Coruña a cargo de un miembro de la Federación Española de Actividades Subacuáticas (FEDAS) y que tenía miedo que no le interesara a nadie y no quería quedar mal. Y sorprendentemente la mayoría de los presentes, quizás porque ese sábado no iba a haber salida de buceo por el mal tiempo, se apuntan. Nos trasladamos a la ciudad de La Coruña y asistimos al curso, dándose la circunstancia de que como al curso asistimos más de los previstos, tuvimos que hacer los exámenes en dos tandas. Unos mesesmás tarde Pepín había conseguido animar a algunos buceadores gallegos a probar esta modalidad de buceo. Realizó entre los clubs de Galicia unas rondas informativas sobre lo que era la Orientación Submarina y como se practicaba; con esos mimbres, apenas una docena de voluntarios, organiza un campeonato gallego en el embalse de Portodemouros (Arzúa), lo que no dejó de ser una osadía.

            La orientación submarina se practica en aguas de poca visibilidad, el nadador/buceador se guía por una brújula y un velocímetro que le permite realizar un recorrido, fijado con boyas, a menos de tres metros de profundidad, arrastrando una señal o barca por la superficie para que controlen los jueces, desde tierra, si ha realizado el recorrido fijado. El material necesario son gafas, tubo, regulador, una botella para el aire comprimido, aletas o monoaleta, y un artefacto que porte la brújula y el cuenta metros. Se valora la realización del recorrido fijado y el tiempo que se tarda en efectuarlo.

            Hay cuatro circuitos estándar: La M, las cinco puntas, la prueba Monk para las participaciones individuales y la Variante A para la de equipos. En las primeras había que bordear las boyas mientras que en la Variante, los buceadores salían separados, se juntaban en la boya intermedia y luego convergían los cuatro en la principal y de allí venían juntos hacia la meta.

Un modelo de aparato, con la brújula, el cuentavueltas y placa para anotar los rumbos.

 

            Algunos clubes gallegos, de Ferrol, de Santiago, de LA Coruña y cómo no el Grupo García Alen, se apuntaron a esta nueva experiencia.

            Entre 1991 y 1993 la FEGAS organizó varios pequeños campeonatos en el embalse de Portodemouros (Arzúa) y allí se trasladaban los participantes y los jueces árbitros. El del último año fue memorable. Cuando llegamos al embalse, nos dan la mala noticia de que tenemos que ir más arriba del mismo porque había demasiada corriente para celebrar la prueba; y nos trasladamos río arriba hacia Vila de Cruces. Los árbitros montamos el campo de prueba con ayuda de dos lanchas de madera y unos motores fueraborda antiguos, de esos que había que girarlos para cambiar de marcha; el circuito tenía forma de M.

 Unos jueces se quedaron en tierra cronometrando y controlando la prueba mientras otros se situaron con las lanchas en el campo de boyas. En cada embarcación iban dos árbitros, que mediante banderas de colores comunicaban el paso del participante. Como los medios eran pocos en estos campeonatos, con una lancha se controlaban dos boyas por lo que al dar como válido el paso en una boya había que acelerar el motor hacia la otra antes de que llegara el participante. No se tuvo tampoco suerte con el tiempo climatológico y en pleno campeonato cayó una chubascada que dejó a los árbitros de las lanchas totalmente mojados durante horas. Los otros, que desde tierra controlaban las señales y el tiempo de los participantes, estaban en una tarima resguardados. Eran gajes del oficioque remediaba después una buena comida.

 

Un participante recogiendo los rumbos que tenían que seguir.

 

            Este campeonato era una manga de la Copa de España y a él habían venido participantes de Murcia, Andalucía, Asturias, Guipúzcoa, Valencia y Madrid. El equipo gallego estuvo formado por José Luis Villaverde, Ana Gil, José Rodríguez y José Pérez.

            Con una gran satisfacción por cómo había salido este campeonato de orientación submarina, Pepín se envalentonó y en 1994, en la reunión de la Federación Española de Actividades Subacuáticas (FEDAS) en Barcelona, pidió la realización del Campeonato de España para Galicia.

Como nos veíamos todos los fines de semana, por los cursos y las salidas de buceo, volvió a involucrar en el nuevo proyecto a sus compañeros del Grupo García Alén. Y entonces se generó una euforia, a todas luces inmotivada, sobre la realización de este campeonato.

            Se le pidió oficialmente a la sección del Grupo que se encargara de su realización y la localización del lugar donde celebrarlo. Algunos miembros de la Escuela de Buceo, Claudio Abad (delegado de la SAS en esa ciudad) y los buceadores de Orense, tenían relación con el Náutico de Castrelo de Miño, dirigido por Eduardo Fandiño. Se hizo una visita al embalse, se estudiaron las posibilidades y finalmente se aprobó la realización del campeonato de España en este lugar.

            Se formó un equipo para preparar las boyas y los circuitos, dado que el campeonato de España tenía cuatro. La Dirección, con una secretaria, se dedicó a contactar con los hoteles de la zona para reservar habitaciones donde hospedar a los participantes y acompañantes, que iban a venir de toda España.

Se habló con las autoridades de Ourense y de Ribadavia, y así se pudieron obtener los permisos y el apoyo institucional ante un evento tan importante: el primer campeonato de España de Orientación Submarina realizado en Galicia. Toda la zona apoyó su realización sin entender muy bien en qué consistía la actividad, pero era novedoso y tuvo mucha repercusión.

            Se compró hormigón para hacer los muertos de las boyas con ruedas viejas de coches, se adquirieron tubos de PVC para proteger los cabos que unían las boyas con los muertos, se compraron boyas del tamaño idóneo, color rojo llamativo, que fuesen perfectamente visibles para controlar los recorridos; en fin, se fue haciendo frente a todos los problemas que surgían para llevar a buen puerto la realización del campeonato.

 

Preparación de las boyas. Al fondo los encargados de situarlas.

 

Los tubos que fijaban las boyas.

 

            El Náutico de Castrelo de Miño se encargó de conseguir las embarcaciones para los jueces árbitros y para la seguridad, además de despejar el área de la lámina de agua en la que se pondrían las boyas sacando varias embarcaciones que solían fondear allí; y se comenzó a planificar el montaje del campo de pruebas.

            Una vez conseguido todo el material, un grupo de la organización partió desde Vigo para el embalse a reunirse con los compañeros de Ourense. Se alquilaron dos teodolitos en una empresa de Coruña, para con ellos montar dos puntos base en tierra y mediante triangulación, fijar las diferentes boyas en su sitio. Los circuitos tenían que tener una posición clara de la boya y una distancia programada entre ellas. Debería de estar bien montado porque los participantes, una hora antes de cada prueba, levantaban el plano por ellos mismos, con lo cual si había algún fallo en las dimensiones reclamarían ante la organización.

Equipos de triangulación para situar las boyas.

 

Los cuatro circuitos en uno.

 

             La Diputación de Ourense, Caixa Orense y la Concejalía de Cultura de Ourense colaboraron en el evento. Aportaron diferentes materiales de divulgación, guías turísticas, carpetas, bolígrafos y otros elementos con los que se formó una bolsa regalo para cada participante, así como también se fabricó una placa decorativa en cerámica, como recuerdo de su estancia en Galicia en la que se dibujó el embalse de Castrelo con una monoaleta:

 

          En cada boya habría una lancha con un barquero y dos árbitros con sus banderas de comunicación. Por el entorno del circuito dos lanchas de Protección Civil se encargarían de la seguridad.

            Faltaba algo muy importante: El medio de cargar con aire comprimido las botellas de los participantes. A alguien del equipo se le ocurrió que podríamos pedir ayuda a los GEAS de la Guardia Civil en La Coruña, con los que teníamos buena relación por haber colaborado con ellos en algunas búsquedas en el mar. Y así se hizo, y la Comandancia de la villa herculina aprobó la colaboración. Con un compresor pequeño que tenía el Grupo para dar aire a la chupona utilizada en sus excavaciones submarinas y el compresor de los GEAS teníamos el problema resuelto.

 

Carpa de los GEAS

 

            La parte final de todo este movimiento consistió en transformar, mediante un curso específico que impartió personal desplazado desde la FEDAS, a los árbitros regionales en árbitros nacionales, con lo que el Grupo García Alén pasó a tener ocho jueces de categoría nacional y uno regional (este último no había podido venir al curso).

 

            Lo complejo fue repartir a los participantes y asistentes en los diferentes hoteles y pensiones de la zona, organizar los horarios de pruebas, comidas y cenas y preparar la entrega de premios para todas las categorías, (masculina, femenina y equipos), con sus correspondientes trofeos. La Diputación de Ourense contribuyó con algunos trofeos y montó una tarima grande desde donde los jueces de las pruebas controlarían el desarrollo de las mismas. También nos facilitaron el uso de un edificio, de reciente construcción, al borde del embalse, en el que nos instalamos para las labores logísticas y el montaje de una exposición de fotografías submarinas que realizaba las SAS con fotos de unos campeonatos realizados en aguas en las islas Cíes.

 

El campo de pruebas la semana anterior al campeonato.

 

Tarima desde donde se controlaba la prueba.

 

Edificio donde se situó la base de la organización

 

Participantes preparándose

 

Fecha celebración: 22, 23 y 24 de Julio de 1995

Campeonato: XXVIII Campeonato de España

Participantes: 33

Pruebas: cuatro

Federaciones participantes: Andalucía, Aragón, Cataluña, Madrid, Murcia, Valencia y Castilla y León.

Asistentes: 120

Hoteles utilizados: Evencio, Ribadavia, Vista Alegre, Caravel.

 

Vista del embalse en plena prueba.

 

 

            Se llevaron a cabo cuatro recorridos (Monk, 5 puntos, M, variante A) que realizaron los participantes. El equipo de montaje había diseñado el circuito para desde la costa retirar las boyas que no fuesen necesarias en cada recorrido, hundiéndolas a más de cinco metros para que no interfirieran en las diferentes pruebas.

En el montaje del campo de boyas ocurrieron todo tipo de anécdotas, desde una que al poco de instalarla se fue río abajo llevada por la corriente, hasta la que quedó fijada, y luego desapareció, como luego se pudo comprobar el muerto se había posado en un árbol de los existentes bajo las aguas del embalse, y después habían cedido las ramas al peso y cayó más al fondo arrastrándola.

            Las boyas debían situarse en puntos concretos y también tendría que ajustarse las distancias entre boya y boya para que los participantes pudiesen calcular distancias y orientación y realizar los circuitos bordeándolas en el sentido correcto.

            Los entrenadores de los equipos, encargados de levantar los planos de los circuitos que les habíamos montado no objetaron nada, se realizó la primera prueba y había que celebrar que el circuito que tanto trabajo nos había costado montar estaba homologado.

Todo funcionó correctamente, hasta los horarios de las pruebas, que era lo que más preocupación daba a la organización, para que en las pruebas de la tarde no nos cogiera la noche y las de la mañana finalizaran a una hora propicia para adaptarse a las comidas.

            Mientras se celebraban las pruebas, el equipo de mantenimiento tubo que construir un pódium para el reparto de los trofeos.

            El campeonato fue todo un éxito, los equipos funcionaron a la perfección, y se recibieron felicitaciones de todas las federaciones participantes, de la regional y de la nacional.

 

 

Entrega trofeos:

Campeonas por equipos

 

Campeones por equipos

 

            A la entrega de trofeos asistieron el presidente de la Diputación de Ourense y el alcalde de Castrelo de Miño. La organización aprovechó la ocasión para regalar placas de reconocimiento a los colectivos colaboradores.

Toda la ceremonia fue acompañada por un grupo regional de baile y canciones gallegas que deleitó a los asistentes del resto de España.

El alcalde de Cástrelo, el presidente de la Diputación de Ourense y el presidente de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas.

 

                Hasta tal punto fue el éxito y la versatilidad del campo de pruebas de Castrelo de Miño, que la federación nacional volvió a pedir que organizásemosmás pruebas los años venideros.

 

                A partir de 1996 José Rodríguez Oveja es elegido miembro de la Comisión Delegada de la Federación Española de Actividades Subacuáticas y debe dejar la presidencia del Comité regional de Orientación subacuática. Y entonces es nombrado para ese puesto Ramón Patiño Gómez a la sazón presidente del Grupo de Arqueología Alfredo García Alén y director de la Sección de Actividades Subacuáticas del mismo (SAS Grupo García Alén).

 

                Se continúa con la programación acordada con anterioridad y en la primera reunión a la que asiste el nuevo presidente se le pide que organice una manga de la Copa de Rey. Lo que se acepta.

 

Los tres años siguientes el equipo formado en el seno de la SAS realizara varias Mangas de la Copa del Rey, que conllevaban menos pruebas a celebrar. Estas mangas eran clasificatorias para el campeonato de España.

 El club había llegado a un acuerdo con el Náutico de Cástrelo para seguir montando en el embalse estos campeonatos, contando con las facilidades de alojamiento, los apoyos de la Diputación de Ourense, del Concello de Ourense y de Castrelo de Miño y, sobre todo, por las condiciones tan buenas que presentaban las instalaciones como el propio embalse para el desarrollo de esta actividad.

Para ahorrar costes se decidió concentrar toda la organización y el colegio de jueces en el edificio de la Diputación, utilizando todas las dependencias del mismo.

 

 

Fecha celebración: 26 y 27 de julio de 1997

Campeonato: III Manga de la Copa del Rey

Participantes: 28

Pruebas: 2 (M y variante A)

Federaciones participantes:

Asistentes: 120

La organización repitió el esquema, esta vez más sencillo porque eran menos pruebas.

 

 

CIRCUITOS:

 

Fecha celebración: 6 y 7 de junio de 1998

Campeonato: II Manga de la Copa del Rey

Participantes:39

Pruebas: 2

Federaciones participantes: Asturias, Andalucía, Aragón, Valencia, Madrid y Murcia.

Asistentes: 100 personas

Hoteles ocupados: Evencio, Ribadavia, Caravel.

 

 

CIRCUITOS:

Portada 1999

 

 

 

 

 

 

 

Fecha celebración: 14 y 15 agosto de 1999.

Campeonato: III Manga de la Copa del Rey

Participantes: 33

Pruebas: 2

Federaciones participantes:Asturias, Aragón,Andalucía, Madrid, Murcia y Valencia.

Asistentes: 120

Hoteles ocupados: Evencio, Ribadavia, Caravel.

 

Circuitos de 1999: cinco puntas y variante A.

 

                En la reunión del Comité Nacional de Orientación Submarina de 1999 celebrada en Barcelona le fue solicitada al presidente del Comité Gallego, por las otras federaciones, la realización del Campeonato de España del 2000, y se aceptó.

Había que volver al esquema de hace cinco años por lo que parecía que sería más fácil, pero no fue así.

 En los años pasados las aguas habían modificado de alguna manera el fondo del embalse y no se pudieron aprovechar todos los muertos que se habían dejado aquel año. Hubo que rastrear la zona de competición para comprobar que no había obstáculos que pudieran impedir el desarrollo de las pruebas, extraer los obstáculos y planificar la instalación de un nuevo campo con toda su complejidad. En el área que íbamos a emplear hubo que arrastrar algunos árboles y objetos que había traído el río y que quedaran enganchados en el fondo. Una vez finalizada esta labor, ardua y peligrosa, se comenzó a colocar las boyas.

 El material utilizado fue más o menos el mismo, mejorándose la comunicación entre los árbitros y la mesa de control por medio de canales de audio, la mesa de control esta vez se estableció en la terraza del edificio cercano al embalse, que si bien se ubicaba un poco más lejos de la línea de agua, también estaba más alto y con ello se mejoraba la visibilidad sobre el circuito de pruebas.

 

 

                Se montaron tres pruebas para participación individual, masculina y femenina, que fueron la de cinco puntos, la Monk y la M, mientras que la variante A se destinó a la prueba por equipos: los cuatro participantes confluían en una boya central partiendo de otras individuales y luego se dirigían juntos a la meta. Se valoraba el tiempo, y el número de participantes que llegaban juntos.

 

Fecha celebración: 12, 13 y 14 de agosto de 2000

Campeonato: XXXIII Campeonato de España

Participantes: 45

Pruebas: 4

Federaciones participantes: Asturias, Aragón, Andalucía,Ceuta, Madrid, Rioja, Cataluña, Murcia y Valencia.

Asistentes: 150

Hoteles ocupados: Evencio, Ribadavia, Oasis, Vista Alegre, Caravel.

 

El desarrollo del campeonato no tubo incidencias y se desarrolló a plena satisfacción de los participantes. La mayoría de ellos ya daban como seguro venir una vez al año a Galicia a participar, eran como de casa. Pero el equipo encargado de la organización y realización ya empezaba a perder interés en una actividad que ya no representaba un reto.

Una vez más recibimos las felicitaciones de todas las federaciones participantes, de la regional y de la Federación Española.

Después de la cena de clausura, todos nos despedimos hasta el próximo año.

 

 

Fecha celebración:     Agosto del 2001

Campeonato: IV Manga de la Copa del Rey

Participantes: 60

Pruebas:2 (M y variante A)

Federaciones participantes:Aragón, Asturias, Andalucía, Madrid, Murcia, Valencia, Cataluña, Castilla la Mancha y Galicia

Asistentes: 160 personas

Hoteles ocupados: Evencio, Oasis

 

CIRCUITOS:

 

El desarrollo de las pruebas fue satisfactorio, los participantes realizaron su campeonato y la organización comenzó a plantearse el seguir.

El mismo equipo había comenzado a organizar, por primera vez en Galicia, campeonatos nacionales de Natación con aletas de fondo, en el mismo embalse, y, también por primera vez en Galicia, campeonatos de Natación con aletas en piscina, en la piscina olímpica de Ourense, en la que por primera vez también se había probado la utilización de un marcador electrónico para ayuda de los árbitros de cada prueba. De la misma forma la SAS llevaba en los últimos años realizando actividades de buceo con escafandra con buceadores galaico-portugueses en O Grove y Vigo, y todo ello ya estaba saturando demasiado al personal. Sólo nos quedaba organizar un campeonato de España de fotografía submarina y eso lo conseguiríamos en el año 2006.

 

FIN y despedida

 

 

 

 

 

Algo más sobre la Orientación Submarina

 
La Orientación submarina es una modalidad del buceo que consiste en realizar una serie de prueba, montadas sobre recorridos fijos, en las que se valora la precisión y la rapidez. 
 
Los campeonatos de orientación submarina se realizan en aguas de baja visibilidad por lo que se utilizan embalses o presas de agua para llevarlos a cabo. 
 
En los primeros años se realizaron campeonatos de orientación en la playa del Bao de Vigo, para que los interesados fueran aprendiendo el manejo del material utilizado en esta modalidad.
 
Año
Lugar Participantes
Mayo 92
Playa del Bao 12
Septiembre 92
Playa del Bao 10
Mayo 93
Playa del Bao 15
 
 
Estos campeonatos se complementaban con la denominada BUSQUEDA DEL TESORO, que consistía en montar en cuatro puntos fijos unas pinzas que los participantes tenían que localizar y con ellas marcar una tarjeta o ficha. El campeonato se realiza por parejas. La pareja que efectuaba el circuito completo en menos tiempo era premiada con un plano que indicaba la situación del arcon con los trofeos y las monedas de chocolate.
 
El club ha preparado a algunos de sus miembros para ser árbitros regionales y nacionales de esta modalidad. En la actualidad cuenta con 2 árbitros regionales y 8 nacionales. 
 
Como colegio arbitral hemos participado en los siguientes campeonatos de Orientación Submarina en:
 
Año
Competición Lugar
1991
Campeonato Gallego Ardua
1992
III Manga Copa de España Ardua
1993
II Manga Copa de España Portodemouros
1994
Copa del Rey Viladecruces
 

En 1995 la Sección instalo un campo de competición propio en el embalse de Castrelo de Miño (Ribadavia-Ourense) en colaboración con el Náutico de Castrelo de Miño y el Concello. A partir de ese año se organizaron campeonatos de España elogiados por todos los participantes, no solo por el campo de competición sino por la organización de los mismos.
 
Año
Competición Participantes
Julio 95
Campeonato de España 120
Julio 97
III Manga Copa de España 110
Junio 98
II Manga Copa de España 100
Agosto 99
III Manga Copa de España 120
Agosto 00
Campeonato de España 150
Agosto 01
IV Manga Copa de España 160
 
 
A partir de este año la Sección dejo de participar en la realización de campeonatos de orientación por el fallecimiento de José Luis Cobos, excelente persona y deportista, y también por desavenencias con el nuevo presidente de la FEDAS y antiguo miembro de la Sección José Rodríguez Oveja.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Grupo Alfredo García Alén